Archivo de la etiqueta: carrera

Cursa Popular de Poblenou

Propera estació: Passeig de Gràcia…

No llego. Mierda, no llego. Voy tarde a la Cursa de Poblenou. Ser una cochíner en lugar de una runner de pies a cabeza tiene estas cosas. Que a veces te duermes, te despistas, te retrasas algo más de la cuenta, miras el recorrido más corto en transporte público 73 veces antes de salir de casa y al final todo son prisas. Así que nada. Toca correr ya antes de que empiece la carrera.

En primer lugar y como cosa más importante de todas, tengo que decir que me ha encantado esta carrera, sobretodo (y lo que más), el ambiente popular de la asociación de vecinos. Me chifla. A pesar de vivir en una gran ciudad como es ésta, a mí lo que me gusta de verdad es el ambiente de barrio, de pueblo, donde se conoce todo el mundo. Soy una urbanita de pro con mi parte de pueblerina. Un 10 para el ambientazo, la paciencia infinita y la buena organización de la asociación de vecinos de la calle Espronceda. Unos cracks.

El recorrido se me hizo algo largo. Primero, porque no iba acompañada (esto es algo a lo que ya estoy acostumbrada, imposible seguir a mi BigBro que se metió menos de 50 minutos entre pecho y espalda); y segundo porque las calles de Poblenou son MUY feas. Pero feas, feas. Se salvó un poquito la parte de la Diagonal pero tampoco es que fuera la mejor de ellas, además picó en subida en lugar de bajada y cuando llevas 7 kilómetros aburriéndote como una ostra, es la gota que colma el vaso.

Cursa Atlètica Festa Major Poblenou

Y lo que viene siendo “mi” carrera: MUY pero que MUY satisfecha. Bajando 3 minutos y 7 segundos con respecto a la cursa rompepiernas de Matadepera, me quedé en una digna marca de 1.03.32. Parece que los entrenamientos van dando su resultado y quién sabe, quizá antes de fin de año ya esté por debajo de la hora en los 10k. Que de hecho, debería ser lo suyo si quiero afrontar la media con un mínimo de esperanzas de acabarlas.

Este Domingo toca la Mercè, con 17.000 runners y algún cochíner que habrá por allí también, a ver qué tal se me da. No espero bajar radicalmente de tiempo pero sí mantenerme, más o menos, alrededor de los 63 minutos, para confirmar que lo de Poblenou no fue una excepción.