Archivo de la etiqueta: merce 2013

Cursa de la Mercè 2013

Esta no va a ser una de las entradas “medio normales” que va teniendo este blog. Tampoco quiero que lo sea. Y es que estoy mosqueada. Mucho. Tanto, que ni foto voy a poner. Conmigo misma por esperar otra cosa y con la riada de gente un poco cabezona (por decirlo de alguna manera) que me fui encontrando ayer en la Cursa de la Mercè. Es la primera y creo que la última vez que participo en esta carrera. Mis razones (seguro que completamente injustificadas, sin razón, objetivas y de runner de mierda, pero mías) son éstas:

1.- Algunos somos bastante muy torpes. Por eso, si en la trasera del dorsal pones los cajones de salida ordenados uno detrás de otro, no me molesto en pensar que al llegar al final de la avenida Maria Cristina tengo que escoger izquierda o derecha. Simplemente voy detrás del cajón rosa, busco el negro y… sorpresa. No está. Así que me quedo en el blanco, con toda esa gente sin dorsal, que va a pasar el rato, que va a caminar, que… Uy, que esto es para otro punto.

2.- Gente. Demasiada gente. Demasiada gente que no va a correr. En serio. Ya sé que vale sólo 3 euros y que la camiseta solía molar mucho (no como el truñaco de este año), pero si no vas a correr, joder, al menos no molestes. Intenta ponerte al final de todo, no molestes a nadie y no entorpezcas el paso. No es tan complicado. Evitarás que gente como yo, que va con buena voluntad y sin creerse un crack, se moleste y se frustre. Porque lo de tener que ir parando en seco cada 3 segundos es molesto, a la larga hace daño y encima te va mosqueando cada vez más. Si sólo quieres caminar, hay un montón de caminadas populares a lo largo del año que son mucho más adecuadas para lo que tú estás buscando.

3.- Niños. Está genial que quieras llevar a tu peque a hacer carreras, pero seguro que las hay adaptadas a su edad, con más niños, donde se lo pasará mucho mejor y encima le darán la merienda y un premio al final. Ten un poco de sentido común. Ah, y si no corres a menos de 5.10 el kilómetro, no tiene ningún sentido que vayas empujando un carrito de bebé. De verdad, sólo molestas. ¿En serio no puedes dejarlo con alguien una par de horas?

4.- Gente sin dorsal, con perros, en patines, disfrazada, en fin. Para qué más detalles.

5.- Agua de coco. ¿De coco? ¿En serio? Dame un Aquarius, pero no me des ese potingue asqueroso…

Podría extenderme en varios puntos más, pero no merece la pena. De esta experiencia he aprendido que voy a intentar evitar este tipo de carreras multitudinarias con chorrocientos mil corredores, porque no son cómodas, no suelen ser las mejores para bajar tiempo, y… y eso. Que no vuelvo más.

Hasta el año que viene.